jueves, 10 de diciembre de 2009

fallido poema navideño

Broncoespasmo

Broncoespasmo

pierdo el control

me quedo sin aire

calor, la sombra en la puerta del armario

y la mancha de humedad

arriba de la cama de mi abuela

el ruido agitado de mi respiración

y yo acá sola con Papá Noel

me duermo insultando

soñando frío

cagada de miedo

sin nada que hacer

luchando conmigo;


Afuera se escucha las campanas y el viento

la tierra mojada y el ruido del vidrio

rápido todos a la casa encerrados se viene la tormenta

abajo las persianas

se rompen los postigos

madre santa, magnicidio!

se está cayendo el mundo

va haber chorros rayos y truenos

adentro, primero los niños!



Me despierta el latido

de un hombre quieto un hombre sentado

en los pies de la cama tocando mi pierna

me dice ‘Hola, chola qué tal querida

me vuelvo rápido, pero antes te digo

que la Mesa dorada y la espuma sembrada en el Bosque secreto

ya vas a entender

y te vas a probar, te vas a recorrer

hay algo que vas a poder

hacer bien

es raro crecer, poder dejar atrás a Papá Noel’.

Y entonces se puso el sombrero, se paró

su mulatez ciega la camisa rayada y celeste

el tirador del pan bueno

con su andar tanguero y los anteojos enormes

caminó despacio para el armario

y desapareció.

1 comentario:

Marciano dijo...

me pareció genial!

yo

para endurecer la unidad sellada ensaya dándote contra las tapias